Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

¿Es posible prevenir los accidentes de tráfico desde la consulta de médicos y enfermeros o desde el mostrador de los farmacéuticos? Es incuestionable que ciertas enfermedades pueden ser causa de riesgo en la vía pública, tanto como conductores como peatones. Es fácil poner ejemplos: un enfermo de parkinson, o con alzheimer, los que han sufrido un ictus, o tienen cataratas... También, tomar ciertos medicamentos provoca efectos adversos (sueño, descoordinación motora...) que deterioran la capacidad para conducir

En este tema, la Agencia Española de Medicamentos ha realizado una revisión completa para conocer aquellos que interactúen con la conducción, y hacer que incluyan en sus envases un pictograma (coche dentro de un triángulo rojo) que alerte a los consumidores. Un 25% de los medicamentos de venta en España tienen que llevar este distintivo, e informar en sus prospectos sobre las posibles reacciones que pueden afectar las facultades del conductor

Es importante que los pacientes nos recuerden que conducen o que son profesionales, porque en atención primaria la media de la consulta es de solo 5 minutos, siendo importante tener en cuenta la necesidad de protocolizar en las historias clínicas la pregunta de si el enfermo es conductor. Joaquín Terán, jefe de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario de Burgos, pide “cambiar el mensaje, ya que muchos pacientes ocultan su condición de conductores porque creen que les vamos a quitar el carné. Hay que transmitir en positivo: si una enfermedad se diagnostica y se trata adecuadamente, lo normal es que se reduzca el riesgo y se pueda seguir conduciendo”.

A continuación una serie de consejos que podemos dar a los pacientes de cara a evitar accidentes (y si queremos evitar tener que vernos las caras con los abogados):

  1. Si está tomando medicamentos y nota sueño, pérdida de reflejos, le cuesta concentrarse... evite conducir y consulte a su médico. 
  2. Al iniciar un tratamiento, tenga cuidado los primeros días, y especialmente las primeras horas: es cuando la reacción es más fuerte. 
  3. Tome la dosis prescrita y durante el tiempo que le hayan indicado. 
  4. Nunca tome alcohol junto con fármacos, puede incrementar sus efectos adversos. 
  5. Si conduce de manera habitual, informe a su médico, le prescribirá la medicación que menos efectos le produzca. 
  6. Nunca se automedique, ni utilice medicaciones recetadas para otros. 
  7. Si tiene dudas, no deje de tomar el medicamento para poder conducir. Siga con su medicación, no conduzca y consulte con su médico


Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments