Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Escoger el dentista perfecto no es tarea fácil para muchos pacientes. Ante la infinidad de profesionales que existen, resulta realmente complicado encontrar el más adecuado para ti y para tu salud bucal. La verdad, el dentista necesita una variedad de habilidades distintas para poder ejercer su profesión exitosamente y, además, limitar la incomodidad del paciente en la consulta. Por ello, existen 10 principios esenciales que todo buen dentista debe seguir y que tú, como paciente, debes identificar en el profesional ideal. 


1. Un extenso conocimiento de su campo de actuación: en primer lugar, un buen dentista necesita poseer un conocimiento extenso y fundamentado de odontología, referente a todas y cada una de las estructuras que forman o bien influyen la cavidad bucal. Además, debe conocer los distintos métodos de tratamiento que existen, para así poder llevar a la práctica el que más se adecúa a las necesidades y expectativas de cada paciente. 

2. Un dentista con garantías de profesionalidad: un buen dentista pertenece a un Colegio Profesional, por lo que posee una titulación oficial para ejercer su profesión. Según recomendaciones del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid (COEM), este aspecto es clave para reconocer una atención bucodental de calidad. 

3. Proporcionar un ambiente acogedor: el paciente debe sentirse cómodo y aliviado en un ambiente agradable y acogedor. De este modo, se previenen situaciones de miedo o ansiedad que pueden ser perjudiciales por la salud oral del paciente. 

4. Debe ser amable y cercano: la accesibilidad del dentista es un factor que también contribuye a la comodidad del paciente. De hecho, es importante que el profesional se muestre a disposición del mismo, respondiendo cualquier duda que surja. La confianza es uno de los principales aspectos que aseguran el éxito de los tratamientos odontológicos. 

5. Debe considerar las medidas higiénicas como algo imprescindible: el mantenimiento y la limpieza de los instrumentos que se deben utilizar en el consultorio es vital para evitar infecciones y otros problemas derivados.

6. Precisión manual y destreza: las manos son la herramienta de trabajo más importante del dentista. Su firmeza permitirá al profesional realizar acciones precisas cuando sean necesarias. 

7. Debe tener habilidades de comunicación: comunicarse con el paciente es esencial para poder entender y dar información compleja en términos simples, así como para establecer una relación de confianza con el mismo. Además, también deben poseer habilidades comunicativas efectivas para comunicarse con higienistas dentales, asistentes y otros miembros de su equipo.

8. Empatía: los problemas dentales suelen causar graves molestias en la cavidad bucal, algo que afecta en gran medida al paciente, siendo algunos problemas muy dolorosos. El buen dentista debe ser empático con ellos, entendiendo su situación de dolor y molestia. 

9. Debe promover la educación odontológica del paciente: una de las partes más necesarias de la salud oral es concienciar e instruir al paciente sobre hábitos higiénicos fuera del consultorio.

10. Debe tener habilidades para resolver problemas: en ocasiones, algunos tratamientos pueden tener situaciones de urgencia. El buen dentista sabe cómo lidiar con ellas, velando siempre por la seguridad del paciente.

Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments