Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

De nuevo volvemos con una interesante colaboración de Gemma, enfermera pediátrica sevillana. En este post nos habla de algunas mentiras piadosas usadas por ella en su trabajo con los niños, las cuales seguro que serán muy útiles para toda enfermera (y en general cualquier sanitario) que esté de prácticas o esté trabajando en pediatría y tenga poca experiencia bregando con niños pequeños. Aprovecho para animaros a colaborar escribiendo post como éste sobre lo que queráis contar. Sin más, os dejo con 5 mentiras piadosas útiles para usar en pediatría.


  1. Comencemos con la típica escena de enfermería en una unidad de pediatría. La enfermera se prepara para realizar una extracción de sangre a un niño inquieto, necesitas que se esté lo más relajado posible y para ello la enfermera le distrae diciéndole: ''¿A ti te ha picado alguna vez un mosquito? Porque esto será exactamente lo mismo, ni te darás cuenta''.... A lo que su madre te para y te contesta: ''Es alérgico a las picaduras de mosquito, se puso malísimo la última vez que fuimos al campo y lo tuvieron que ingresar''....Se te pone la cara de cuadro.
  2. Te informa la pediatra que el niño que tiene en su consulta necesita una vía intravenosa para tratamiento farmacológico. Tras explicar a los padres el proceso de la técnica que vas a realizar, coges al niño y mientas lo llevas a la consulta de enfermería , el niño pregunta ''¿y mis padres?'' a lo que tú mientes piadosamente: ''han ido a por agüita, ahora vienen''.
  3. Ponerle una vacuna en el brazo a un niño de 3 años con el pretexto de que se trata de un tatuaje que da superpoderes. A lo que la madre te comenta la siguiente vez que te ve: '' mi hijo Manolito se desilusionó cuando le fui a dar el baño ya en casa, se quitó la pegatina (Micropore para nosotros) y no se vio el tatuaje de poderes''.
  4. Enseñarle a un niño una jeringa de 60 ml para alimentación por SNG, y decirle que como no deje de comerse las uñas, nos acabaremos viendo las caras.
  5. Mostrar una cara de alucinada mientras extraes sangre a un niño, al mismo tiempo que exclamas: ''UUUiiihh, tu has comida hamburguesa hoy, ¿verdad? porque te sale ketchup del brazo, que cañaaa¡¡


REMATE: Comentario final cuando todas las opciones de la enfermera para tranquilizar al niño no han servido para nada y nos hemos quedado sin recursos. Mientras tanto la puerta de urgencias (triaje) esta cargada de caras largas de padres con dos horas de espera; tú le dices al niño: ''Como no te quedes quieto, hay que pincharte dos veces, no te muevas'' y a partir de eso el niño no mueve ni un pelo (en el 99,5% de los casos).

MORALEJA: Los niños son pequeños, pero no tienen un pelo de tontos.
Gemma trabaja en urgencias pediátricas, en consultas de atención primaria de pediatría, y cuando la llaman acude a domicilio en Sevilla. Además, escribe sobre cuidados pediátricos y consejos para papás en su cuenta de Twitter @curandopeques y en el blog de su web enfermerapediatricasevilla.es

Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments