Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Hoy voy a hablar de la conocida (y ya perdida) costumbre china del vendaje de los pies de las mujeres; más que por lo interesante que sea el tema, lo hago sobre todo porque da pie a poner imágenes radiológicas, cosa que me encanta.

Se desconoce todavía el orígen exacto del vendaje de los pies en China, pero se sabe que las primeras que empezaron a vendar sus pies fueron las bailarinas de palacio en el siglo X, con el objetivo de realzar la gracia de sus movimientos. De la corte se extendió a las clases altas y en el siglo XVI se popularizó por todo el territorio chino y en todas las clases sociales. Con el paso del tiempo, el significado se volvió absolutamente opuesto -de realzar la gracia de los movimientos a restringirlos-, adaptándose a los valores femeninos defendidos por Confucio: la vida doméstica, la virtud, la maternidad y el trabajo manual.

Radiografías

En las radiografías que os pongo a continuación podéis ver la gran deformación que se produce en el pie: aumento espectacular del puente y migración de los dedos hacia la planta del pie, todo ello para intentar reducir la longitud del mismo hasta los 7-10 centímetros (tamaño poco mayor que una cajetilla de tabaco).




El Proceso del vendaje

  • Encerradas en la habitación, la madre le cortará las uñas de los pies, el momento propicio para la iniciación era revelado tras una consulta astrológica y en el día elegido se ofrecían a los dioses pasteles de arroz para que éstos permitiesen que los pies de su hija fuesen tan suaves como esos pasteles. Desde ese día y durante un periodo comprendido entre seis meses y dos años la hija sentirá un dolor insoportable, hasta que el nervio se muera y deje de sentir ningún tipo de dolor.
  • Los pies se poníán en remojo con una mezcla de hierbas y sangre animal para eliminar las posibles infecciones de la piel. En ese momento su propia madre le rompía los 4 dedos más pequeños y los aprisionaba contra el talón para luego vendarlos con seda o algodón. Este ritual se repetía cada dos días con vendas limpias y durante 10 años. 
  • Pasados los dos primeros años ambos pies medían aproximadamente 10 centímetros. El dolor no cesaba debido a que cada vez las vendas se ponían más prietas, además de que era muy habitual que el proceso causara graves infecciones.

¿Quedan aún mujeres con los pies vendados?

A pesar de estar prohibida la práctica existen mujeres de avanzada edad que al nacer en zonas más aisladas continuaron con la tradición un periodo más prolongado de tiempo. Aún es posible encontrar a algunas de estas mujeres. Las siguientes fotos fueron realizadas en la población de Liuyi, situada en la provincia de Yunnan. La mujer se llama Zhou Guizhen y tenía 86 años en el momento de ser tomadas las fotografías. 







Fuentes: 1, 2 y 3

{ 1 comentarios... léelos y comenta }

  1. curro....por favor....esto no....es muy doloroso verlo para una mujer big-fut. GRACIAS

    ResponderEliminar