Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Hoy os traigo de nuevo otro artículo de investigación divertido, tanto que fue premio Ig Nobel de Medicina el año 2011. Este trabajo se titula "Efectos del aumento agudo de ganas de orinar sobre la función cognitiva en adultos sanos" (The effect of acute increase in urge to void on cognitive function in healthy adults), publicado en la revista Neurology and Urodynamics. El objetivo de este estudio, en el que participaron investigadores de todo el mundo, fue evaluar los efectos de la inhibición voluntario de la micción en los procesos cognitivos. Según uno de los investigadores, crearon este estudio "al considerar diversos desafíos que pueden afectar la función cognitiva".  

Los voluntarios (Ocho adultos jóvenes y sanos) consumieron 250 mL de agua cada 15 minutos hasta que ya no podían resistir el impulso de orinar, a la vez que estaban sometidos a pruebas cognitivas estandarizadas, utilizando escalas visuales analógicas, que calificaron su deseo subjetivo de orinar y la cantidad de dolor o malestar experimentado. 

Los resultados mostraron que un incremento en la cantidad de agua consumida y el tiempo de inhibición de ganas de orinar llevaba a no sólo un aumento de las sensaciones de dolor y ganas de orinar, sino también ejercía un efecto significativamente negativo sobre la atención y la función de la memoria de trabajo

Como era de esperar, tener la urgencia extrema de orinar ejerce un efecto negativo enorme en la atención y en la memoria funcional (d > 0.8). De hecho, la magnitud del efecto perjudicial en la memoria funcional fue mayor que la de ser privados del sueño durante 24 horas o de tener una concentración de alcohol en sangre del 0,05%. Sin embargo, una urgente necesidad de orinar no disminuye la precisión del rendimiento en cualquier prueba. Después de la micción, sin embargo, las funciones cognitivas volvieron a sus niveles normales.

La tarea que no se vio afectada fue una prueba de la función psicomotora. Aunque esto solo era un estudio preliminar, los resultados son interesantes para aquellos lugares de trabajo en donde es necesario  estar un tiempo prolongado sin ir al baño. Los investigadores creen que el malestar asociado con 'aguantarse' y la distracción asociado a eso afecta a los individuos en sus tareas. Así que las tareas que requieren una atención continua y compleja, como conducir, podrían verse afectadas negativamente y la probabilidad de accidentes podría aumentar, al igual que lo son cuando el alcohol o vigilia ininterrumpida están involucrados.


Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments