Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Los fabricantes de dispositivos médicos se enfrentan a un gran dilema cuando tratan de reproducir órganos humanos para probar sus dispositivos médicos: ¿Qué técnica usar? En estos momentos, las técnicas más usadas son el moldeado por inyección y la estereolitografía. El problema con ambas técnicas es que en ocasiones no son lo suficientemente precisas para los fines médicos. 


Con la impresión en 3D, sin embargo, los diseñadores de dispositivos médicos pueden reproducir con extrema precisión y rapidez los órganos internos del cuerpo. Utilizando diferentes tipos de materiales pueden llegar a alcanzar modelos que, de otra manera, sería casi imposible alcanzar. 

La utilización de diferentes materiales les permite a los ingenieros de dispositivos médicos encajar diversos dispositivos en los propios modelos de órganos. Por ejemplo, el prototipo de corazón de las fotos, combina dos tipos de materiales: por un lado, para el corazón, se utilizó un material similar al caucho transparente y flexible, y por otro, para las placas superior e inferior, se utilizó un nuevo material rígido. Esta combinación, flexible/dura se puede conseguir a través de la impresión 3D de manera conjunta, sin necesidad de pegar las piezas de manera separada.

Con un modelo flexible pero rígido a la vez, los ingenieros médicos pueden simular con precisión el movimiento flexible del corazón, al mismo tiempo, que protegen el prototipo del daño que podría provocar la acción mecánica de la prueba.



Post patrocinado

Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments