Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Recientemente se ha celebrado el Simposio “Obesidad y equilibrio energético”, en torno al 61 Congreso de la Asociación Española de Pediatría, el cual ha reunido a diferentes especialistas en nutrición y salud quienes han abordado temas en torno a la obesidad en la infancia.

Los expertos reunidos en este foro sobre obesidad han destacado una serie de puntos:
  • Su prevalencia se ha incrementado en nuestro país durante los últimos años, afectado a casi uno de cada tres niños y adolescentes.
  • Desequilibrio energético actual de los niños, debido al aumento del sedentarismo (consolas, internet, tv, poco deporte,...)) y en general una mayor ingesta que gasto calórico.
  • No existen alimentos buenos o malos sino dietas más o menos equilibradas 
No obstante, se ha señalado que diversos estudios muestran la implicación genética en el desarrollo de la obesidad. Junto a ello, se ha dicho que la evidencia científica muestra que un nivel elevado de actividad física, particularmente la de intensidad elevada, se asocia con un menor contenido de grasa total y abdominal, en niños y adolescentes. También se ha observado que el exceso de tiempo dedicado a ver la televisión contribuye al desarrollo de obesidad a estas edades.

Según la Prof. Dra. Isabel Polanco, Catedrática de Pediatría de la Universidad Autónoma de Madrid y Jefe del Servicio de Gastroenterología Nutrición Pediátrica del Hospital La Paz de Madrid, Se debe inculcar al niño los conceptos de la dieta equilibrada (que cubra las exigencias del organismo y sea adecuada a cada persona) y la idea antes mencionada de que no existen alimentos buenos y malos, sino dietas más o menos adecuadas

Por otra parte, se ha mencionado que el causante de la obesidad exógena es el consumo de una dieta de valor calórico superior a las necesidades del niño, por lo que lo importante es mantener el equilibrio energético de nuestro organismo, preparado para funcionar con una ingesta limitada y ejercicio suficiente, y no al contrario, como acontece hoy en día. 

Se ha destacado también la importante de la prevención, que deben empezar a una edad temprana, y siendo necesario contar con el apoyo de escuela y familia. Para ello se podrían realizar campañas que proporcionen ideas sencillas pero claras sobre la relación entre hábitos alimentarios saludables y actividad física. 

Entre las propuestas planteadas en el Simposio para contribuir a invertir las cifras actuales de obesidad infantil figuran el fomento de actividad física, la dosificación de las nuevas tecnologías, potenciar la Educación Física en los centros escolares, y dotar a las ciudades de infraestructuras seguras para la práctica de transporte activo. 

Otras posibilidades mencionadas para reforzar los hábitos saludables es la utilización de diversas herramientas de educación nutricional para la población como la "pirámide del estilo de vida saludable para niños y adolescentes" elaborada por investigadores multidisciplinares de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en la que se pretende inculcar desde la infancia el interés por la actividad física, para lograr el equilibrio energético necesario (entre energía ingerida y gastada) que blinde a los más pequeños ante el sobrepeso y la obesidad. 

En cuanto al ya mencionado componente genético de la obesidad, se sabe que contribuye al carácter multifactorial del sobrepeso y la obesidad infantil y juvenil. En concreto, el Prof. Dr. Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada y Presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición aseguró que “actualmente se conocen alrededor de 130 genes relacionados con la obesidad, y este número continúa en aumento”. Para este experto, “la mayor parte de la población obesa deriva de la interacción de determinadas variantes genéticas con los cambios ambientales, y alrededor del 5% se debe a la existencia de mutaciones en genes únicos y de síndromes mendelianos. La alteración de genes relacionados con la resistencia a la insulina y la inflamación en el tejido adiposo contribuyen igualmente a explicar una parte importante de las alteraciones asociadas a la obesidad”. 


{ 1 comentarios... léelos y comenta }

  1. Ay que cuidarse a cualquier edad!! y comer de todo!

    ResponderEliminar