Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ


Puede que a alguien pueda chocarle, pero la Ley obliga a experimentar en animales cualquier fármaco que se vaya a utilizar en humanos. Por esto y por otras cosas, la experimentación animal es hoy una actividad básica de la ciencia médica. Sin embargo, a ella se oponen los movimientos pro derechos animales, normalmente fundados en una visión meramente natural del hombre y los animales, que los iguala. También hay oposición desde el punto de vista científico: los resultados de la investigación animal rara vez serían directamente aplicables al hombre. Por contra, los resultados encontrados en los animales son parcialmente aplicables al hombre, y la diferencia cualitativa entre el hombre y el animal es el fundamento que permite la experimentación animal.
  • Activismo anti-experimentación animal

1. En el grupo de los moderados podemos incluir varios movimientos, como puede ser el PETA

2. Otros grupos más agresivos (liberación animal), cuya teoría base viene dada por Peter Singer y su obra "Animal liberation". El grupo más conocido que intenta difundirlas es el Animal liberation front

3. Planteamientos científicos anti-experimentación animal (los más interesantes):

Dentro de esta corriente científica anti experimentación animal podemos mencionar el Medical Research Modernization Committee.

Básicamente, podría resumirse en una sola afirmación: los animales no son hombres y, por tanto, los experimentos realizados sobre animales no son extrapolables al hombre. Por contra de lo que pudiera parecer, quienes defi enden esta postura son, con frecuencia, científicos con larga experiencia en experimentación animal, y no hablan por teorizar, sino desde esa experiencia y con datos que han recabado de publicaciones científicas de primera línea. La conclusión que obtienen es muy sencilla: el paralelismo entre la reacción de un organismo animal a un medicamento que experimentamos por primera vez y la reacción del organismo del hombre coinciden por casualidad. No existe ningún dato a priori que nos permita tener garantías reales de que dicha reacción va a ser la misma. A posteriori, sí que podemos afirmarlo en cada caso concreto, tras probar el medicamento tanto en el animal como en el hombre y ver que los efectos son equivalentes. Pero también podríamos obtener una inacabable enumeración de casos en los que, a posteriori, se sabe que dichas reacciones son distintas; o que son radicalmente distintas entre distintas especies animales.

Estas afirmaciones no son moco de pavo: Por ejemplo, los perros no toleran comer almendras, podemos matar un gato dándole aspirina, los cobayas mueren con la administración de penicilina, etc.

  • La regla de las 3R de Russel y Burch

1. Reemplazo: Sustituir los animales de laboratorio por equivalentes que no empleen animales de ningún tipo, por ejemplo con simuladores (utilizando ordenadores básicamente), o utilizando la estadística.

2. Reducción: Se trataría de reducir el número de animales empleados en la investigación. Es necesario hacer un cálculo inverso: partir del número de resultados que precisamos, lo cual depende del tipo de cálculo estadístico que queremos realizar; teniendo en cuenta la mortalidad que implica el procedimiento por nuestra experiencia anterior, podremos averiguar el número de animales de los que hemos de partir. En resumen, el número de animales no se elige al azar.

3. Refinamiento: Procedimientos que pretenden minimizar el sufrimiento o la ansiedad de los animales empleados en la experimentación, o los que cambian una especie por otra con menor capacidad sensitiva. Algunos puntos a tener en cuenta pueden ser los siguientes: Empleo de equipamiento adecuado y entrenamiento y experiencia correctos de los experimentadores, empleo de animales más bajos en la escala filogenética, empleo de animales expresamente criados en cautividad para experimentación, procedimientos de estabulación adecuados a cada especie animal, prever un procedimiento indoloro de eutanasia y anestesia cuando sea posible.

  • Normativas y Ley española

La última ley española en decretarse es el Real Decreto 1201/2005. En la ley actual se han recogido:

1. La Directiva 86/609/CEE del Consejo de Europa, de 24 de noviembre de 1986, que se complementa con la Resolución 86/C331/02 (trasladada en España en el Real Decreto 223/1988), en la que se recoge básicamente los principios de las 3R mencionados anteriormente.

2. La Ley catalana (Ley 5/199538, que posteriormente fue desarrollada por el Decreto 214/1997, corregido por los Decretos 286/1997, y 164/1998). Crea la Comisión de Experimentación Animal, que se encarga de supervisar, desde el gobierno autonómico, todas las cuestiones relativas a la experimentación animal, y tipifica los delitos contra la ley, dividiéndolos por su gravedad en leves, graves y muy graves (van desde pequeños fallos de tipo administrativo a la realización reiterada de experimentos no aprobados o contra la ley).

3. En la nueva ley española se añade el cambio de nombre de los comités, que la ley denomina Comités éticos de bienestar animal, para los centros, y Comisión ética estatal de bienestar animal, para la nacional. La composición y las funciones de ambos está fijada por la ley. Los Comités éticos de los centros ven aumentadas sus competencias: de ser sólo una instancia consultiva para obtener el visto bueno para la experimentación, pasan a tener una función supervisora, pues han de informar sobre la práctica de los métodos de alivio y eutanasia de los animales, y sobre la formación de quienes interaccionan con los animales.

FUENTES: SECAL, Monografías, aebioética.org, OMS

{ 4 comentarios... léelos y comenta }

  1. no agan experimentos con los animales pobres ellos tambien sienten y no se vale mejor experimentos con personas q ya estan en fase terminal

    ResponderEliminar
  2. Aunque se salvaran vidas experimentando con otros, nadie tiene el derecho de hacer experimentos en contra de la voluntad de esos otros.

    Cuando aprendamos a respetar a todos los animales, ya sabremos respetar a nuestra propia especie.

    ResponderEliminar
  3. Sí, los animales sufren, pero las personas también. Yo soy(en mi opinión) una defensora de los animales, pero una cosa es defender a los animales y otra es olvidar a los humanos. Si se experimenta con humanos en fase terminal estas personas también sufren, al igual que los animales; pero lo que me pregunto cada vez que pienso en una de estas situaciones es: ¿Si te vieras en la situación de poder salvar a un humano o a un animal, qué harías? Y por supuesto, podrá haber alguna persona que siga pensando que elegiría no experimentar con animales, pero a estas alturas, también puedo decir que por ejemplo en España en 2013, por cada cerdo que se mataba para la experimentación animal se mataban 45 para en consumo. ¿Es realmente la experimentación con animales lo que los pone en peligro? ¿O es más bien la falta de alternativas y el excesivo consumo de carne lo que produce el daño mayor?
    Y por último, una reflexión personal: Sé que hay alternativas a la experimentación animal, pero estas no son ni la mitad de efectivas. Para llegar al nivel que tenemos ahora en la medicina se ha tenido que investigar y experimentar con animales, sí, pero ¿cuál ha sido el precio de ello? Gracias al sacrificio de estos animales hemos mejorado nuestra ciencia y nuestra esperanza de vida se ha visto incrementada progresivamente desde los 45/50 años a los 69. Nuestras condiciones de vida han mejorado gracias a los medicamentos que han sido fruto de una investigación en la que se emplearon animales. Pero es que no solo se crearon medicamentos para personas. Algunas de las medicinas utilizadas en la veterinaria han sido descubiertas gracias a esta experimentación. Así que, en conclusión, pienso que realmente sí que es necesaria la experimentación con animales.

    ResponderEliminar