Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

En anatomía humana, el apéndice vermiforme (apéndice vermicular, apéndice cecal o simplemente apéndice) es un tubo sin salida conectado al ciego. Se desarrolla embriológicamente a partir del ciego. En los adultos, el apéndice mide por término medio unos 10 cm de largo, aunque puede variar entre los 2 y 20 cm. El diámetro del apéndice es normalmente menor de 7 u 8 mm. Aunque la base del apéndice se suele encontrar en una localización constante, la localización de la punta del apéndice puede variar desde ser retrocecal hasta encontrarse en la pelvis o ser extraperitoneal. En la mayoría de la gente, el apéndice se encuentra en el cuadrante inferior derecho del abdomen.

Pues si, una idea muy manida es la total ignoracia (ya desde tiempos remotos) de la auténtica misión del apéndice vermiforme en el organismo humano. Pero una cosa creo que está clara, en el cuerpo humano todo tiene un fin que produce un beneficio para el organismo y la especie, asi que nada de decir que no tiene ninguna utilidad. La verdad es que todavia no hay un consenso sobre cual es su función, asi que he recopilado a continuación todas las hipótesis medianamente cabales sobre el susodicho apendice:
  • El apéndice carece de una función significativa, y que existe fundamentalmente como un órgano vestigial remanente de un ciego mayor para digerir celulosa, encontrado en nuestros ancestros herbívoros. Sin embargo, algunos apuntan que la glándula pineal, de la que recientemente (alrededor de 1960) se descubrió que produce importantes sustancias químicas como la melatonina, también era considerada anteriormente un resto vestigial sin función.

  • Actualmente investigaciones recientes han demostrado que en los lactantes menores, funciona como válvula de escape para los gases, ya que su alimentación es plenamente láctea; esto denota la base tan amplia que posee el apéndice cecal, a esta edad, la cual se va obliterando cuando viene la ablactación, por ende el riesgo de obstrucción con fecalitos es muy bajo y el desarrollo de apendicitis aguda es de menor incidencia en menores de 10 años de edad

  • La teoría que tienen un grupo de cirujanos e inmunólogos de la Universidad Duke, en USA, según la cual se vincula su función con la recuperación de la flora bacteriana después de episodios de diarrea, es decir, una especie de "guardería de bacterias buenas".

  • Una función relacionada con el sistema inmunitario. Desde hace tiempo se sabe que el apéndice contiene gran cantidad de tejido del sistema inmune, nódulos linfoides llenos de linfocitos.

Por otra parte, se han dado casos de personas a las que, mediante laparoscopia o laparotomía, se les ha descubierto la ausencia congénita del apéndice, aunque estos casos son muy raros y sólo se dan aproximadamente en una de cada 100.000 personas. De estas personas que carecían de apéndice, no se ha conocido ningún caso de una función gastrointestinal o inmunitaria dañada. Al parecer, esta tendencia va aumentando. Esto explica el porqué algunos vestigios evolutivos desaparecen (el dedo meñique del pie, las muelas del juicio, etc).

En fin, yo no puedo hacer nada más, solo prometo actualizar este post cuando se descubra realmente su utilidad, que espero que ocurra pronto.

{ 3 comentarios... léelos y comenta }