Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

El drenaje o salida de las lágrimas desde los ojos se efectúa a través de dos conductos, denominados puntos lagrimales o conductos lagrimales, uno en cada párpado superior e inferior. Desde estos conductos, las lágrimas entran en unos tubitos denominados conductillos, ubicados en la comisura interna de los párpados. Desde allí, las lágrimas entran en el saco lagrimal, una bolsita ubicada cerca de la comisura interna de los párpados (entre los ojos y la nariz).

Las lágrimas descienden desde el saco lagrimal por el conducto nasolacrimal, que drena el líquido en la parte posterior de la nariz (concretamente en el cornete nasal inferior). Cuando lloramos las lagrimas drenan a la nariz a traves del conducto nasolacrimal y se mezclan con el moco que hay en sus paredes, haciendolo más liquido, lo que hace que caiga hasta el exterior (Por eso, casi siempre tenemos secreción nasal cuando lloramos). Cada vez que parpadeamos, el movimiento hace que los sacos lagrimales se compriman o estrujen, lo que favorece la salida de las lágrimas que contienen en su interior hacia el conducto nasolacrimal.

{ 1 comentarios... léelos y comenta }