Publicado por : Curro

Los cánones estéticos son cambiantes. E igualmente cambiante es la información científica que tenemos sobre el buen estado físico y mental, y la salud de las personas. Así, ya no consideramos bonito ni saludable el porte rubenesco. Ni tampoco la delgadez extrema, rozando la anorexia, que se veía en las pasarelas de modelos de los noventa. La realidad es que la verdadera belleza se encuentra en la salud.

 


A menudo, al perseguir un aspecto difícil de conseguir, ya sea un físico escultural o un cuerpo con un porcentaje de grasa corporal muy bajo, nos olvidamos que lo más importante no es cómo nos vean los demás, sino cómo nos sentimos nosotros. Seguir un régimen de dieta hipocalórica estricta combinada con ejercicio extremo tiene un impacto sobre nuestras apariencia, sí, pero también sobre nuestro estado anímico.

 

Al final, el cansancio, las ojeras, el mal humor y la mala postura que acompañan al agotamiento crónico derivado de estos sobreesfuerzos tiene un impacto superior al que conseguimos luciendo perfectos. Acabamos pareciendo zombis.

 

La salud del organismo se asocia a un mayor atractivo y juventud, ambas cualidades deseables. Las personas consideradas guapas disfrutan de una mejor vida, de acuerdo a estudios científicos reciben un 10 % más de oportunidades que quienes no cuentan con esta ventaja. Vivir de forma saludable, siempre sin caer en la trampa de la ortorexia, es una forma sencilla de aprovechar este pro.

 

Al minimizar el estrés durante tus entrenamientos de fitness, reducir el sobreesfuerzo de riñones y otros órganos por causa de las malas prácticas en el gimnasio (¡cuidado con la rabdomiólisis!) y mantener una dieta variedad, en la que la satisfacción de comer sea un componente importante del menú, estaremos contribuyendo a que nuestro cuerpo trabaje mejor.

 

Algunos de los procesos que podemos observar en un físico tratado así es un retraso en la aparición de canas, menor caída de pelo, mayor tersura de la piel, disminución de la celulitis, correcto equilibrio de las diferentes microbiotas (bucal, genital e instestinal, entre otras), un rendimiento aumentado del sistema inmune, menor incidencia de alergias y múltiples beneficios adicionales que por su extensión no conviene tratar aquí.

 

Cuando buscamos la belleza real a través de la salud, es importante tratar con los profesionales adecuados y contar con los productos de cuidado recomendados por los especialistas. No todo vale a la hora de cuidarse y realizar fitness de forma saludable. Se puede consultar diferentes servicios que ayudarán a conseguir nuestra meta de forma fácil y sencilla a través de nuestra web, miré aquí para ver precios.

 

Hablar con un dietista, nutricionista o entrenador personal siempre es un paso en la buena dirección. A veces, el primer objetivo para comenzar a vivir de forma más saludable es adoptar pequeños hábitos que, al acumularse, se conviertan en mejoras sustanciales para nosotros. Todos estos cambios en nuestras rutinas deberían estar supervisados para evitar lesiones y accidentes. La práctica de ejercicio en solitario solo es recomendable para deportistas experimentados, e incluso en estos casos puede ser desaconsejada si se trabaja con una carga elevada.

 

Fruta, verdura, pescado, cereales integrales, algo de carne, danza, paseos, naturaleza, aire puro, verdor, amistad, amor, sueño reparador… Vivir es la forma más adecuada de alcanzar la belleza real: la salud. Si no logras disfrutar de todos estos aspectos en tu día a día, entonces apóyate en los expertos. Ellos te ayudarán.



Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments