Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ


Gracias a una cada vez mejor cultura de la salud y del bienestar personal las mujeres son las primeras en decidir sobre su cuerpo, especialmente en un tema tan delicado como las mamas. Hay ciertos casos en que realizar una reducción de pecho constituye una decisión que hay que tomar tras informarse correctamente en la clínica médica de tu elección. Dicha decisión se toma cuando se quiere disminuir de peso y tamaño unos senos grandes que provocan problemas a la mujer, ya sean estéticos (volumen demasiado grande) o de salud (dolores de espalda y cuello por exceso de peso, irritación de la piel en el pliegue submamario, problemas respiratorios...).

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Se realizará además una exploración de mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico. Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán su mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para usted. Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el cirujano plástico sea también franco y le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. También se le explicará cuál es el tipo de anestesia que se empleará, la necesidad o no de ingresar en la clínica donde se realice la cirugía y los costes de la intervención.

En cuanto a la cirugía se suele realizar una incisión mínima que queda disimulada rodeando la areola, aprovechando para dar una forma estética a las mamas, quedado una cicatriz por lo general mínima. En general la cirugía suele durar entre 2 y 3 horas, requiriendo de varios meses de evolución para consolidar la forma correcta.



Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments