Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Por fin he sacado tiempo para terminar este artículo que tenía pendiente sobre un tema que no sabría si englobarlo en arte, cultura, o qué se yo. Cuando llego a mí un pedazo de esta historia tan interesante no tuve más remedio que investigarlo y escribir sobre ello. 

Pues bien, la historia comienza en el año 1950, en Rusia. La URSS no estaba por la labor de que la endiablada música occidental traspasase sus fronteras, por lo que la escucha, venta y difusión de ésta fue totalmente prohibida. Debido a la falta de grabaciones de música occidental disponible en la URSS , la gente tenía que depender de los discos que llegaban a través de Europa del Este, donde los controles eran menos estrictos. Estas restricciones significaban que el número de grabaciones era muy limitado, y por consiguiente muy caras. 

Debido a ésto unos jóvenes emprendedores amantes de la música pop, con un equipo muy básico, comenzaron a hacer copias de sus grabaciones preferidas utilizando un material muy inusual para este fin; placas de rayos-x desechadas de los contenedores de basura de un hospital. Este material era abundante y barato, y se hicieron y distribuyeron millones de copias de grupos occidentales y soviéticos. Con esto nacieron los llamados Roentgenizdat. Aproximadamente, los discos de Rayos X a una sola cara costaban aproximadamente uno o 1,5 rublos cada uno en el mercado negro, a diferencia de los cinco rublos que costaba un disco de vinilo de dos caras. 

Sin embargo, a finales de los años 50, los funcionarios soviéticos se enteraron de la existencia del roentgenizdat , y lo hicieron ilegal en 1958. Las autoridades tomaron medidas para acabar con la red más grande en 1959, enviando a sus principales líderes a la cárcel, gracias a la acción de las "patrullas de la música".

Como podéis ver en las imágenes que os dejo a continuación, la estética de los discos Roentgenizdat era muy curiosa:





Fuentes: 1, 2 y 3

{ 2 comentarios... léelos y comenta }

  1. Qué chulada! Ö
    Desde luego, no a mucha gente se le hubiera ocurrido una cosa así, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, la necesidad estimula la inteligencia :)

    ResponderEliminar