Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

La entrada de hoy es una colaboración de Isabel, una enfermera madrileña. En este post nos habla de algunos puntos que tienen que tener en cuenta todo sanitario (especialmente los novatos) al tratar con pacientes a los que se les tiene que realizar una técnica invasiva, pues pueden reaccionar de formas imprevistas. Aprovecho para animaros a colaborar escribiendo post como éste sobre lo que queráis contar. Sin más, os dejo con los perfiles más comunes del paciente al que se le anuncia que se le va a realizar una técnica invasiva; dichas técnicas van desde la canalización de una vía periférica, la colocación de sondas, a la administración de enemas, pasando por las curas y gasometrías. 


NOTA: Lo siguientes datos están basados en hechos reales y vividos en primera persona por una servidora. 

1. El paciente a la fuga: Dícese de aquel paciente que toma la decisión deliberada de huir tras anunciar el procedimiento a realizar.

- Caso práctico

Paciente al que anuncio que voy a ponerle una vía periférica para a administrar dexketoprofeno por vía intravenosa para su dolor de ciática, que le provoca incapacidad para moverse de la cama; comenta que ni siquiera puede acostarse de lado. Voy a preparar el material (abocath, gotero con medicación, gasas…). Al regresar, su cama está vacía y nunca más nadie supo nada de él.

2. El esquizofrénico: Todo paciente que cambia su estado de ánimo progresivamente hacia el nerviosismo y la agitación, pudiendo dar lugar a gritos, palizas y a tirarse al suelo. Los casos más graves cursan con berrinches y pataletas compatibles con regresiones a la infancia.

- Caso Práctico.

Paciente sereno, colaborador y agradable con antecedentes de hipertrofia prostática que acude a urgencias por anuria de 12 horas (ausencia de micción). Se le explica que el procedimiento a seguir es la colocación de una sonda vesical. Tras mi afirmativa a su pregunta de “¿un tubo por el pito?”, el paciente comienza a sudar y a palidecer; acto seguido comienza a emitir sonidos que se convierten en gritos de guerra audibles hasta en la octava planta. Tras 40’, se consigue colocar la sonda al paciente con la ayuda de dos celadores sujetando sus extremidades, una enfermera y una auxiliar realizando la técnica, y un médico distrayendo la atención del paciente contándole alguna fábula popular.

3. El previsor: Aquel paciente que, alegremente, sugiere dejar zanjadas sus tareas pendientes ates de realizar la técnica. Desafortunadamente, no siempre es la mejor elección.

- Caso Práctico.

El señor X acude por una fiebre sin foco de 5 días de evolución. Le anuncio que voy a realizarle una extracción de sangre. El simpático X, me comenta que está de acuerdo, pero que, si se lo permito, quiere ir al aseo antes de realizar tal tarea. Acepto su petición. El señor X se levanta de la silla, da dos pasos hacia el cuarto de baño y se desploma de frente en el suelo. Tras realizar todos los estudios necesarios al señor X, se concluye que la causa de su desmayo es una reacción vasovagal (vamos, que le daba miedito).

4. El negociador: Dícese de aquel que intenta negociar su destino próximo a cambio de favores, dinero u otros bienes atractivos.

- Caso práctico.

Mengana García es una paciente de 93 años que acude en ambulancia por una reagudización de EPOC (enfermedad crónica pulmonar). Acudimos rápidamente mi compañero y yo, dado que su estado general es desfavorable. Yo me encargo de preparar el sistema de administración de =2 mientras que mi compañero se dispone a realizarle una gasometría arterial (para determinar niveles de O2 en sangre, doloroso). Mengana ya es de la vieja escuela en estas técnicas y le suplica que no lo haga.

Mi compañero trata de razonar con ella. Mengana le ofrece en herencia su piso en la Castellana y su apartamento de Marbella más un morreo si él no le realiza la técnica. Tras la apetecible oferta, mi compañero finalmente consigue realizar la técnica. Hoy todavía se arrepiente (de no haber aceptado la oferta del morreo, por supuesto :P).


Isabel es enfermera, trabaja en urgencias de adultos y pediátricas, y recientemente ha creado "La enfermera en casa" para atender y hacer educación para la salud a domicilio en Madrid ciudad y provincia. Su web es www.laenfermeraencasamadrid.com. También tiene cuenta en Twitter y Facebook.

{ 3 comentarios... léelos y comenta }

  1. Entrada genial, entretenida!! Más enfermería :D:D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste!! Estoy intentando buscar a colaboradores que escriban cosas de temas de enfermería :D

      Eliminar
  2. Buena nota!

    Me han tocado todo tipo de pacientes en mi práctica de medicina. Realmente los entiendo. El hecho de estar consciente de que es necesario que te hagan una incisión puede poner de nervios A CUALQUIERA, sin excepción.

    Gracias a los avances de las investigaciones, ya existen métodos minimamente invasivos para solucionar problemas. El más sorprendente es el de Litotripsia a través de ondas de choque.

    SIgue asi con tu material. Saludos.

    ResponderEliminar