Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Es un hecho,sabido por todos, que la ciencia frecuentemente es muy fría y gris, tanto que a veces provoca miedo y rechazo. Normalmente se asume, pero en el campo de la medicina esto puede suponer un serio problema. Esto ocurre por ejemplo en los niños cuando acuden al hospital a realizarse una prueba de imagen como es la resonancia magnética nuclear (RMN). Imaginaos a un niño cuando se encuentra que tiene que estar metido en un aparato como éste durante 30 minutos... 


Debido al miedo y la intranquilidad que sufren los niños durante esta prueba de imagen (ya no solo porque es feo y claustrofóbico, sino por el ruido que hace), se hace necesario sedarlos para que se estén quietos, añadiendo un riesgo innecesario y una mala experiencia para el niño y los padres.

Bueno, pues a raiz de conocer esto, un señor llamado Doug Dietz, con un poco de pintura, luces, muñecos y mucha imaginación convirtió la fea sala del escáner en esto:


Como véis, la sala es un océano y el escáner es un submarino, lo que convierte unos momentos malos es una experiencia más llevadera. ¿Tanto cuesta hacer este tipo de cosas? 

Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments