Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ


Os cuento a continuación un caso que llegó a urgencias estando yo allí de prácticas de verano:

Llega a urgencias un hombre de mediana edad y de aspecto corriente, escoltado por dos policías. La policía nos cuenta que sospechan que puede llevar droga en su interior, y nos lo traen para confirmarlo. Lo primero, como siempre, es realizar la anamnesis y exploración, pero el paciente no colabora, y responde a las preguntas con evasivas. A continuación se realiza una radiografía de abdomen, que da como resultado unas imágenes parecidas a las siguientes:



En las imágenes podemos ver claramente resaltadas las llamadas "bellotas" que el hombre había ingerido, que se encontraban en ese momento a lo largo de su intestino grueso. A partir de esta prueba ya se le pudo catalogar como body packer (“mula”, “correo”, “culero” o “swallower”), que hace referencia a un sujeto portador de cuerpos extraños intraabdominales – envoltorios de látex, goma, dedos de guante o celofán con cocaína, heroína, hachís, anfetaminas u otras sustancias – con fines de contrabando.

A partir de esto se establece un tratamiento que normalmente será conservador (como fue éste el caso), animándole a que defeque las bellotas, a veces ayudado por laxantes. Si esto no es posible, o existe riesgo de que se rompa algún envoltorio en el interior del paciente, se procede a la extracción por laparotomía (se raja la barriga y se sacan), tal que así:


Deja tu comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments