Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ


Sí, claro que podemos, pero no os recomiendo hacerlo. Para empezar necesitamos un páncreas (ese órgano amarillento que véis a la izquierda) y algo que lo haga reventar (por ejemplo una piedra en su desagüe); esto ocurre por ejemplo en algunas pancreatitis. En estos casos, al estar cerrada la vía de salida de las sustancias producidas por el páncreas, que son básicamente enzimas, estas se van comiendo el tejido y se expanden por las zonas de alrededor.

*Recordamos que para fabricar un jabón hacen falta ácidos grasos y sales de calcio, sodio o potasio.

Pues bien, empezamos. ¿De donde sacamos los ácidos grasos? Esas enzimas que han salido desde el páncreas, concretamente la lipasa, se ponen en contacto con la grasa que existe alrededor del páncreas, la digiere y se forman ácidos grasos. ¿Y las sales? Las enzimas, al escaparse de su almacén natural, van destruyendo todo lo que tocan, entre ello vasos sanguíneos, lo que provoca que se forme una acumulación de sangre en la zona lesionada, y claro, esta sangre contiene cierta cantidad de sales de calcio.

Pues ya está, los ácidos grasos reaccionan con las sales de calcio precipitadas de la sangre y se forman jabones cálcicos. Pero amigo, no os vayáis a creer que os vais a encontrar con un bote de 1L de jabón Hacendado; más bien será algo así como las manchitas blancas que vemos en la foto de abajo (si lo juntáis todo quizá os de para lavaros media oreja).

{ 2 comentarios... léelos y comenta }

  1. Total, que los que están más limpios en su interior son a los que les revienta el páncreas y no los que van a misa todos los domingos. Ya lo decía yo...

    ResponderEliminar