Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ


Después de unas merecidas, aunque cortas, vacaciones post-exámenes volvemos a las andadas con otra de esas preguntas que les surgen a veces a los profanos, y a los no tan profanos, de esta secta llamada medicina. La idea que hoy traigo me surgió a raíz de un día de prácticas en una planta de obstetricia: ¿Por qué a muchos recién nacidos se les pone la piel amarilla al poco de nacer?

Este hecho, llamado ictericia neonatal, es un problema bastante común entre los recién nacidos, y tiene una explicación sencilla: Los seres humanos, durante nuestra etapa fetal, poseemos un tipo especial de hemoglobina, que es la proteína que nos permite transportar el oxígeno en la sangre. Esta hemoglobina "especial" tiene el nombre de Hemoglobina F, y su característica diferenciadora respecto de la Hemoglobina mayoritaria en el adulto (llamada Hemoglobina A) es su mayor capacidad de atracción del oxígeno, cosa necesaria durante la gestación (el feto tiene que extraer grandes cantidades de oxígeno directamente de la sangre materna). En la imagen inferior podéis ver como la curva de la Hb F se sitúa más a la izquierda que la de la Hb A, lo que indica mayor atracción al oxígeno.


Continuemos. Ahora se produce el nacimiento del bebé, se corta el cordón umbilical y empieza a respirar para extraer el oxígeno del aire; este cambio hace que ya no sea necesario una hemoglobina que se una tan fuertemente al oxígeno, con lo que el bebé comienza a fabricar un tipo de hemoglobina distinto del que hasta ese momento tenía; la Hb A o hemoglobina del adulto.

Para dejar espacio a la nueva hemoglobina, se produce la destrucción o hemólisis de la antigua e innecesaria hemoglobina fetal; esta hemoglobina degenerará en una sustancia llamada bilirrubina, de color amarillo. El bebé, al no tener todavía suficientemente desarrollados los mecanismos para eliminar la hemoglobina, comenzará a almacenarla en su cuerpo en mayor o menor cantidad, produciendo la llamada ictericia neonanal. Mientras que el feto estaba en el vientre materno la madre le ayudaba a filtrar la bilirrubina, pero al desaparecer el factor adyuvante de la madre, la capacidad de metabolizar del bebé no está lo suficientemente madura.

Normalmente este hecho tiene poca importancia y se acaba resolviendo por sí solo sin necesidad de establecer un tratamiento específico. Sin embargo, en ciertos casos en que la hiperbilirrubinemia se hace importante, se corre el riesgo de que aparezca una grave enfermedad llamada kernicterus, en la que la bilirrubina se acumula en el cerebro y produce daños en el sistema nervioso. Para evitarlo, se hace que el recién nacido reciba luz ultravioleta  (fototerapia), ya sea exponiéndolo al sol o mediante una lámpara de luz ultravioleta. Este tipo de luz romperá las moléculas de bilirrubina, con lo que se resolverá el problema.
En casos más graves se puede utilizar la exanguinotransfusión.

{ 3 comentarios... léelos y comenta }

  1. Muy bueno el post compañero y bien explicado!

    saludos crack!

    ResponderEliminar
  2. Buen post, sí señor. Todo eso lo tuve que estudiar hace bien poquito para el examen de Pediatría, me refresca la memoria! ^^

    ResponderEliminar
  3. Qué claro queda!! Para todos los públicos! :) Muy buena entrada, sí señor!

    ResponderEliminar