Recibe gratis las actualizaciones en tu email

Publicado por : Francisco PJ

Casi desde que los registros de población existen, allá por el año 1500, las cifras indican que las mujeres viven entre cinco y 10 años más que los hombres.

Sin embargo, las razones de este fenómeno no están del todo claras y los científicos apuntan varias posibilidades:
  • La teoría evolucionista
Los discípulos de Darwin consideran que la naturaleza otorga a las mujeres 'puntos extra' por la sencilla razón de que ellas son quienes deben asegurar la supervivencia de la especie. Desde este punto de vista, la longevidad femenina es más necesaria que la masculina y, de hecho, en todas las especies animales, las hembras tienen mayor esperanza de vida.
Los biólogos evolutivos achacan la causa de este fenómeno a las diferentes estrategias reproductivas de machos y hembras. Brevemente, los machos pueden aumentar mucho el número de descendientes si logran aparearse con muchas hembras (en contrapartida, tienen un riesgo mucho mayor de no dejar descendencia). En cambio, para las hembras no supone una ventaja (en términos reproductivos) el aparearse con muchos machos, siempre que consigan quedarse preñadas. En muchas especies, a los machos sólo les vale apostar fuerte y entrar de lleno en la competencia por las hembras (una actividad no exenta de riesgos).
  • Cuestión de hormonas

La culpable de que los varones se suiciden cinco veces más que las mujeres y sean sean víctimas de accidentes de tráfico o muertes violentas más a menudo es la testosterona. Esta hormona masculina lleva a niños y hombres a ejercer grandes niveles de actividad física, agresividad y competitividad que acortan sus expectativas de vida.

Una parte se deriva de las conductas de agresión y riesgo, ya mencionadas, que derivarían de la tendencia de los hombres (mediada por testosterona) a mostrarse dominantes, agresivos y arriesgados, debido seguramente a los beneficios reproductivos que estas conductas reportaban durante el Paleolítico (es muy posible que en la actualidad no sirvan para aumentar el número de descendientes, pero las tendencias están ahí de todas formas).

Al margen de que los factores sociales se alíen con las hormonas y confieran a los hombres mayores tasas de ocupación en empleos de riesgo, la testosterona también eleva los niveles de LDL (colesterol malo) en sangre que aumenta sus posibilidades de padecer una cardiopatía o un infarto cerebrovascular.

Por el contrario, los estrógenos, hormonas femeninas, elevan el HDL (colesterol bueno) y existen ensayos que aseguran que estas sustancias ejercen un cierto efecto protector sobre su corazón; de manera que mientras 'ellos' experimentan un brusco aumento del riesgo de infarto a partir de los 40, en 'ellas' este fenómeno no tiene lugar hasta después de la menopausia.

  • Cromosoma X, cromosoma Y

Mientras las mujeres tienen dos cromosomas X, los hombres tienen un cromosoma X y otro Y, lo que quiere decir que si uno de ellos sufre algún tipo de daño, los varones carecen de capacidad para sustituir sus funciones. Esto les convierte en más vulnerables a varias enfermedades (como es el caso de la hemofilia), provocadas por mutaciones en el 'cromosoma del género'.
Ellas, por el contrario, pueden contar con el otro para suplir sus funciones. Esta diferencia se descubrió aún más fundamental cuando en 1985 se descubrió la existencia de un gen fundamental para la reparación de errores genéticos en el cromosoma X. En resumen, los varones estan más expuestos a las enfermedades genéticas, puesto que al tener un cromosoma de cada tipo, en cado de error en uno de ellos es incapaz de complementarlo con el otro.

  • Menopausia

Según apunta un geriatra de la Universidad de Harvard (EE UU), Thomas Pearls, la menopausia protege a las mujeres de la posibilidad de tener hijos a una determinada edad, mientras les otorga la oportunidad de ver crecer a sus hijos y nietos. A medio camino entre la biología y la teoría de la evolución, esta corriente de pensamiento, iniciada en 1957 por George Williams, defiende que la menopausia evolucionó como una respuesta a todo el tiempo que las 'jóvenes crías' dependen de sus adultos para sobrevivir.

  • Conductas de riesgo

Se sabe con claridad (sobre todo por influencia de la cultura) que los hombres son mucho más proclives al riesgo. Más interesante (y más divertido) es el hecho de la conducta arriesgada de los hombres se incrementa significativamente si hay mujeres cerca. Mientras que en las mujeres no se detecta un efecto similar. Claramente, la tendencia de los chicos a alardear delante de las chicas tiene profundas raíces en la evolución.

  • Una tendencia que cambia

"Las mujeres tienen comportamientos más saludables", apunta Robert Hummer, director del Centro de Investigación Poblacional de la Universidad de Texas (EE UU). "Tienden a fumar menos, beber menos, tomar menos drogas, conducir de forma menos agresiva y emplear menos la violencia que los hombres", concluye.

Sin embargo, parece que la incorporación de la mujer al mundo laboral y el cambio de hábitos que ha experimentado le está pasando factura. Las últimas estadísticas indican que la diferencia entre unos y otras se ha reducido desde 1975 hasta los 5,4 años. La principal causa es el tabaco, que provoca entre las mujeres casi tantas muertes por cáncer de pulmón como entre los varones.
Esto quiere decir que las mujeres empiezan a ser víctimas de enfermedades 'masculinas', aunque también hay quien asegura que hemos alcanzado ya el límite natural de la vida humana y, a partir de ahora, las expectativas de longevidad sólo pueden disminuir.

FUENTE: El Mundo, La lógica del tirititero y Medline

{ 2 comentarios... léelos y comenta }

  1. Selección natural. Sencillamente la mujer es más necesaria,no solo de joven (trabaja más en beneficio de la comunidad familiar y gasta en sí misma mucho menos, come menos y no descansa cuando enferma ni mamá se pone de baja: hasta las madres en sillas de ruedas limpian, cocinan y planchan, los hombres jamás ) sino también de vieja que el hombre. EL hombre, cuando se jubila, pasa a ser un estorbo familiar, gruñón, inútil,tosedor, que genera ropa sucia, te obliga a cocinar, limpiar, soportar sus quejas, críticas, sus toses, ronquidos, su humo,su malhumor o el olor de su cara enrojecida por el alcohol o sus aliento a tabaco. Las viejas cocinan, lavan, educan y cuidan nietos,enfermos, hijos y esposos... Los hombres se limitan a vivir de ellas y ser soportados y cuidados POr eso los casados viven mucho más pero las casadas no, a los hombres los cuidan sus mujeres y ellos no a sus esposas pero, si meure antes la esposa, nadie quiere cuidar del yayo, es una alta, pero la yaya a menudo sí va con las hijas, porque ayuda.Si va el yayo solo es porque lo consideran inútil para sobrevivir solo y les da pena.

    ResponderEliminar
  2. esto sucede no solo con la especie humana, sino con el resto de las especies, la hembra es mucho más compleja y vive más que el macho

    ResponderEliminar